Bohol

31-12-2011

¡Hoy es el cumpleaños de Fernán! Aunque me hubiera gustado poder regalarle algo o sorprenderle de alguna manera, estar 24 horas juntos ha dificultado un poquito el tema.

Queremos pasar la nochevieja en la playa, así que hoy toca coger vuelo. A la hora de planear el viaje por Filipinas, quizá lo más complicado sea elegir a qué isla ir. Nuestra intención es que estos sean unos días de descanso, así que no nos apetece ir cruzando de isla en isla, con lo que eso supone de horas en autobús y barco. De momento, hemos decidido ir a Panglao, una islita al sur de Bohol, concretamente a Alona Beach,  menos turístico que Boracay, con buenas playas y buen buceo, y con otros lugares de interés en la isla.

Para llegar hasta allí desde el aeropuerto toca ir en jeepney. No exageramos si os decidimos que íbamos más de 40 personas, y aún seguía entrando gente. 



Alona Beach es una playa pequeñita, con varios hoteles y restaurantes frente al mar. Cada noche, todos los restaurantes preparan barbacoa, en la que puedes elegir el pescado que quieres, así como pollo, cerdo o vegetales. Nos falta tiempo para darnos el que será nuestro último baño del año, y disfrutar, por fin, de lo que tanto hemos deseado en nuestro viaje por China: ¡¡¡sol y playa!!!!




Allí conocemos a Elena, toda una experta en viajes, que no dejaba de sorprendernos con sus anécdotas. Nos damos un homenaje cenando un buen pescado, y a las 0:00,  disfrutamos de los fuegos artificiales en la playa. Por supuesto, tenemos unas uvas preparadas para la ocasión.



El ambiente es genial, en todos los restaurantes hay música en directo o fiesta. Lo pasamos muy muy bien.
 


Al día siguiente, Elena nos sorprende con uno de los mejores regalos que te pueden hacer cuando estás fuera de España, ¡jamón de jabugo! ¡¡Gracias Elena!!


El resto de los días los dedicamos a disfrutar de la playa y conocer un poquito más la isla. Junto con Elena, alquilamos una moto.







El primer objetivo son las "Chocolate Hills", unas montañas con una forma y un color que recuerdan al chocolate. Aunque por la época están bastante verdes, nos encantaron.






También aprovechamos para visitar los tarsier, el primate más pequeño del mundo (15 cm.). Está en el libro Guinness como mamífero con los ojos más grandes en relación al tamaño del cuepo. Son nocturnos, y cuando se estresan, pueden llegar a suicidarse. Lamentablemente, están en peligro de extinción. En este centro tienen solamente diez, y un guía te va indicando los lugares donde están algunos de ellos. A pesar de que ya sabes que van a ser pequeño, no puedes dejar de sorprenderte al ver su tamaño real.




Además la excursíon nos ha permitido disfrutar de paisajes increíbles, como el Bilar Forest.







 También aprovechamos para hacer una paradita y ver los pueblecitos de Loboc y Baclayon.






Estas son algunas de las ciudades que vemos por el camino.

Sevilla
Alburquerque




















Otra de los motivos de haber viajado a Filipinas es el buceo. El punto más aconsejable aquí es la isla de Balicasarag, y allí que vamos. Disfrutamos de la inmersión, aunque sin desmerecer (hay mucha vida y muchos corales), no vemos nada diferente a otras.


Durante estos días también conocemos a con José Miguel y Mª Carmen, una pareja de españoles que han estado viviendo en China, y nos han contado las diferencias entre vivir y estar de viaje allí. También disfrutamos de la compañía de Apple, una chica encantadora que se encarga de llevar nuestro guest house.


Tras pasar casi una semana aquí, parece que va siendo hora de cambiar de sitio. Decididos a no complicar mucho el viaje, optamos por Puerto Galera, en la isla de Mindoro, a la que se llega fácilmente desde Manila.


Podéis ver más fotos de Bohol en nuestra web www.quetequitenloviajao.com.

Datos prácticos e información sobre Bohol: www.quetequitenloviajao.com




2 comentarios:

  1. Y seguimos con la envidia sana...q bien!!!
    Un besazo guapos!!!

    ResponderEliminar
  2. Max!!!!!!!!!!! Seguimos esperando tu visita!!
    un besooooooooo!!!

    ResponderEliminar