Shanghai

18-12-2011
Nuestros días en China están llegando a su fin. Esta va a ser una de las últimas etapas del viaje: ¡Shanghai!


En el tren coincidimos con un equipo de cheerleaders. Al hablar de cheerleaders, nos imaginamos la típica película americana con animadoras y pompones, por eso nos quedamos alucinados cuando nos explicaron que entrenaban todos los días, unas ocho horas. Nos enseñaron unos videos con lo que hacían y era realmente admirable. Iban a una competición, y si ganaban, tendrían que ir a EEUU para la final.



Comparamos entre varios hostales, y al final nos decidimos por el Blue Mountain Youth Hostel Bund, al lado de Nanjing Rd, una de las calles más emblemáticas de Shanghai, llena de centros comerciales y tiendas. El consumismo navideño hace aparición. 



Es posible ver cosas tan curiosas como un escaparate con un gran acuario con tortugas y pequeños tiburones.  



Lo primero que queremos ver son las vistas desde el Bund, y no nos defraudan. La imagen que tantas veces hemos visto en fotos por fin aparece ante nosotros.





Fernán aprovecha para cortarse el pelo, ¡por 1 €!, al estilo chino.




El siguiente día visitamos los Yu Garden, que a pesar de ser bonitos, nos dejan un poco indiferentes. 


 
Paseamos por la zona de Old Street Shanghai, llena de turistas, tiendas y franquicias.



¡Aquí también hay tiendas de todo a 1 € (10 Yuan)!



Josu y Ro nos advirtieron del “timo del te”. A ellos se les acercaron unas chinitas, les propusieron ir a tomar un te, y la broma les salió por unos 30 € (nos contaron un caso de un conocido que tuvo que pagar 400 €). A pesar de estar advertidos, hemos estado a puntito de caer como canelos. Dos chicas nos han pedido que les hiciéramos una foto, y han empezado a hablar con nosotros, ¡en español!, preguntándonos por nuestro viaje, hablándonos de sus estudios, etc… Nos han preguntado dónde íbamos y nos han propuesto ir con ellas a la ceremonia del te. De primeras nos ha parecido interesante, no tenemos prisa y así vemos algo nuevo. Les preguntamos si es gratis, se quedan un poco paradas, y nos dicen que hay que pagar algo. Como no nos gusta el te, decidimos seguir nuestro camino. Nada más empezar a andar nos damos cuenta de lo que acaba de ocurrir, y al ver que ellas no se mueven del sitio, esperando nuevas “víctimas”, se ven confirmadas nuestras sospechas. Es más, al volver a pasar por ese mismo sitio, otra pareja, esta vez chico y chica, vuelven a emplear el mismo truco de la foto, aunque esta vez les hacemos la foto rápidamente y nos vamos.

Por la tarde cogemos el ferry y cruzamos al centro financiero, lleno de rascacielos y grandes edificios,  entre los que destacan el Oriental Perl TV Tower y el JinMao Tower.







 
Entramos en un supermercado lleno de productos occidentales, donde se nos hace la boca agua. Rocafú se nos ha adelantado y lo encontramos en su sección favorita.



 
Aprovechamos para ver las nada despreciables vistas desde la otra orilla.





Para finalizar el día, vamos hasta Xujiahui, una zona con varios centros comerciales con productos tecnológicos, con precios ligeramente más baratos que en España.

Empleamos el día siguiente en pasear por la zona de People´s Square e ir hasta la estación de tren para comprar el billete a Shenzen.


 
Hemos de reconocer que hemos agradecido la estancia en Shanghai, ya que tras las últimas etapas nos apetecía estar en una gran ciudad y con más comodidades que los pequeños pueblecitos donde hemos estado. A pesar de esto, y sin menospreciarla, Shanghai no nos ha "enganchado" como lo han hecho otras ciudades.


Podéis ver más fotos de Shanghai en nuestra web.

Datos prácticos para viajar a Shanghai: www.quetequitenloviajao.com



 

No hay comentarios:

Publicar un comentario