Shenzhen

23-12-2011 

Llegamos a Shenzhen tras más de 18 horas de tren. Hemos de decir que esta vez los chinitos se portaron muy bien, y fuimos supertranquilos todo el viaje. La anécdota del viaje la protagonizó uno de nuestros compañeros de compartimento, Mr. Sleeping, que durmió 17 horas seguidas, empleando la hora restante en comer. Esta es otra característica de los chinos, da igual la hora que sea, da igual los botes que pegues, da igual el ruido que haya, da igual las horas que dure el trayecto... en cuanto suben a un medio de transporte, echan la cabeza hacia delante y duermen, de principio a fin.

El ángelito durmiendo

Aunque Shenzhen fue sólo un trámite para llegar hasta Hong Kong, tenemos que reconocer que nos sorprendió. Antes de llegar a Chinar nunca habíamos oído hablar de ella, y sin embargo, es una gran ciudad, llena de altos edificios y centros comerciales. De hecho, es la ciudad más rica de China. Varias empresas de Hong Kong tienen su sede aquí. Aunque lo desconocíamos, es el lugar ideal para ir de compras.







Acabamos el día con un paseo por Dongmen, una zona de calles peatonales repletas de gente y tiendas de todo tipo.






Podéis ver más fotos de Shenzhen en nuestra web.

Datos prácticos para viajar a Shenzhen: www.quetequitenloviajao.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario