Zhangjiajie

¡Rumbo a Pandora! Hoy vamos a visitar las montañas en las que están inspiradas las montañas flotantes que aparecen en la película de Avatar.


Para llegar hasta allí cogemos un tren nocturno hasta Changsa, y un autobús hasta Zhangjiajie, donde aprovechamos para tomarnos unos buenos dumplings al lado de la estación. Aún nos queda coger un autobús hasta Zhangjiajie Village.

La búsqueda de hotel es un poco complicada, estamos en temporada baja y la mayoría de los alojamientos están cerrados. Los que hay son bastante cutrecillos o demasiado caros. Al final un señor nos enseña una habitación, no muy acogedora, pero decente.

Hemos llegado más tarde de lo que pensábamos y el parque ya está cerrado. La tarde no pinta muy bien, ya que el pueblo en simplemente una calle, hace muchísimo frío, y no hay nada por hacer allí. 

Al día siguiente vamos prontito al parque, con la intención de aprovechar al máximo el día. ¡Empezamos mal! No nos vale el carné de estudiante, ya que hay que ser menor de 24 años. La entrada da acceso para dos días, nosotros sólo vamos a estar uno, y es la más cara que hemos pagado hasta el momento (incluye transporte en bus). Además, dentro del parque hay que pagar entradas adicionales, teleférico, ascensor, etc. 

Empezamos siguiendo un sendero que aparece indicado.  Vamos en busca de algún "avatar", pero esto es lo más parecido que vemos.


Nos desvíamos del camino principal para ir hacia el Natural Bridge, lo que nos lleva a subir miles de escalones, para llegar a un sitio al que luego descubrimos que hubiéramos podido llegar en el bus. 

Lo que vemos nos deja boquiabiertos y ojipláticos. ¡¡Es impresionante!! Hay cientos de pilares que parecen surgir de la nada. A lo largo del camino vamos pasando por varios miradores desde donde las vistas son espectaculares. La niebla contribuye a hacer el paisaje más misterioso.


  


Este es el puente natural que une dos montañas.


 

Una vez visitada esta zona, cogemos el bus que nos lleva hasta otra zona. De nuevo, volvemos a estar rodeados de estas magníficas formaciones.






 
A partir de aquí, la cosa se empieza a complicar. Queremos llegar al teleférico. Hemos vuelto a cometer el error de ir sin mapa, y esta vez nos va a salir caro. Volvemos a coger un autobús, nos bajamos a mitad de camino ya que creemos que se está alejando demasiado. Cogemos otro que nos deja en el punto anterior, y desde allí otro hasta un punto donde hay un ascensor. Estamos perdiendo toda la tarde, y no hay nadie que nos indique qué hacer. Al final nos aconsejan coger el ascensor, y desde allí otro autobús. Nos toca pagar el ascensor, (metemos la pata diciendo que tenemos 24 años, nos creen pero dicen que tenemos que ser menores de 24). El resto es un poco complicado de explicar, porque no tenemos ni idea de lo que sucede. Del ascensor cogemos un bus, que nos lleva a otro pueblecito. Allí, ya un poco desesperados, (tenemos que llegar antes de las 7 para coger el último autobús a Zhangjiajie) cogemos un bus, ya ajeno al parque, que nos lleva hasta casi Zhangjiajie, donde nos toca coger un taxi hasta Zhangjiajie Village. Al menos, llegamos a tiempo para coger las maletas y volver de nuevo a Zhangjiajie.

En resumen, aunque el parque nos ha parecido espectacular, nos ha parecido muy caro y un poco mal organizado. 

Podéis ver más fotos de Zhangjiajie en nuestra web: www.quetequitenloviajao.com

Datos prácticos para viajar a Zhangjiajie
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario