Pakse - Bolaven Plateau

6-3-2012
Toca bajar para el sur, y como la perspectiva de hacer 60 km en moto por caminos embarrados no nos seduce demasiado, optamos por saltarnos el loop de Thaket e ir directamente a Pakse, donde alquilamos una moto para recorrer el Bolaven Plateau  durante dos días.
Nuestra primera parada es en Phaxuam, unas cataratas bastantes normalitas y llenas de turistas.


El paisaje contribuye a que el camino sea de lo más ameno; plantaciones de café, pequeños poblados, y sobre todo, montones de niños jugando siempre dispuestos a regalarte una sonrisa y un “sabaidee”.
Llegamos a Tad Lo, donde tenemos previsto hacer noche. Nada más llegar a las cataratas de Tad Hang, nos reciben un grupo de profesores que nos explican que están en su día de fiesta y no dudan en invitarnos a sentarnos con ellos.



Muy cerquita de allí están las cataratas de Tad Lo , donde nos distraímos un buen rato viendo saltar a los niños.



Aunque el pueblo en sí no tiene nada, nos resultó de lo más entretenido pasear entre cerdos, vacas y gallinas.





También descubrimos que a "balón prisionero" se juega en todas partes. Lo de menos es el balón, cualquier objeto vale.


Si algo recordaremos de esta ruta es, sin duda, la cabaña en la que hicimos noche. Aunque de primeras nos pareció un poco cutre, una vez que lo vimos bien, nos entusiasmó. El sitio era una pequeña cabaña de madera, con un porche con una hamaca y vistas al campo, y en cuyo interior había toda clase de objetos; una guitarra, bolas de malabares, gafas de bucear, un botiquín, una hormiga de peluche, etc… (Como detalle os diremos que el precio era 3 €). Allí pasamos una de las noches más divertidas del viaje.





Nos planteamos estar una noche más allí, pero la cabaña está reservada, y las gallinas que rodean el sitio no nos dejaron dormir, así que continuamos nuestra marcha.
A pocos kilómetros de allí nos detenemos en la cascada de Tad Suong. Debe de ser impresionante… al menos cuando tenga agua, porque nosotros no vimos ni una gota. Menos mal que nuestros pequeños guías nos amenizaron el camino.




La lluvia hace aparición y nos complica la mañana. Afotudanamente, podemos refugiamos en un edificio del que no tenemos ni idea de qué es: varias salas con ordenadores, luces encendidas, pero no hay nadie por ahí. Perfecto para servirnos de cobijo.

Por último visitamos las cataratas de Tad Fan. Las vemos desde un mirador desde donde se ve la parte superior.


Ya de vuelta a Pakse, Fernán aprovecha para hacer una visita a la peluquería, y aún nos queda tiempo para visitar algún templo.



Podéis ver más fotos de Pakse y Bolaven Plateau en nuestra web www.quetequitenloviajao.com.

Datos prácticos e información sobre Pakse y Bolaven Plateau: www.quetequitenloviajao.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario