Chiang Mai

1-4-2012
Llegamos a Chiang Mai en domingo, justito para ver el Sunday Market. A lo largo del día hemos ido eliminando todos nuestros planes: los trekkings que nos proponen no nos convencen, son muy pocas horas de andar y el resto de actividades, visita de poblados y tal, no nos motivan. Ya hemos visto elefantes, nos hemos bañado con ellos, así que eso también queda descartado. Aunque nos apetecía ir a ver a las mujeres jirafas, leemos que en realidad se trata de mujeres birmanas a las que el gobierno, viendo el reclamo turístico que suponen, les impide el regreso a su país. No sabemos como será de cierto, pero la verdad es que tampoco queremos contribuir a esta clase de “espectáculo”, así que omitimos la visita.

Pasamos la tarde paseando entre todos los puestos del Sunday Market, haciendo alguna paradita en alguno de los numerosos wats que hay en el Old Town.









Amilka, un buen amigo nuestro, nos ha dicho que tiene un primo en Chiang Mai, del que únicamente sabemos que hace Muay Thai. Al pasar por un estadio, se nos ocurre preguntar por él, Alexis, y cual es nuestra sorpresa cuando nos dicen que llegará más tarde. La cosa no acaba ahí. Unos extranjeros se nos acercan y nos regalan dos entradas para el combate de esa noche, ya que ellos nos pueden ir. Contentos de nuestra buena suerte, y acompañados de Beatriz, una chica que conocimos en Bangkok, disfrutamos del combate.

Los primeros en luchar son unos chicos muy jovencillos. A continuación salen dos chicas. El nivel crece con cada combate. Más divertido es cuando salen al ring varios luchadores con los ojos tapados y empiezan a repartir a diestro y siniestro, ¡allí no se libró ni el arbitro!



En el último combate vemos llegar una cara que nos suena… ¿Alexis??? ¡Sí, es él! ¡Le hemos encontrado! Tras la presentaciones de rigor, Alexis nos cuenta varias cosas sobre Muay Thai y nos invita a ver el entrenamiento del día siguiente.




Esa mañana alquilamos una moto, hay un montón de cosas por ver en los alrededores de Chiang Mai. En primer lugar visitamos el templo Doisaket.




Fernán no quiere desaprovechar la ocasión de ver tigres, así que vamos al Tiger Kingdom




De allí vamos al templo de Doi Suthep.





Contra todo pronóstico, conseguimos llegar al lugar de entrenamiento de Alexis. Nos sorprende que sea al aire libre, aunque evidentemente, en un país con un clima como éste, no podía ser de otra forma.

Aún estamos impactados con el sonido de las patadas de Alexis… ¡qué  manera de pegar! Generalmente, entrenan por la mañana y por la tarde, a diario.




Para acabar el día, nada mejor que una super cena en un buffet coreano, acompañados de Alexis y Ramón. Por una vez, nos olvidamos del pad thai (nuestra comida diaria en Tailandia) y nos ponemos morados de carne y pescado a la barbacoa.




Nos lleva de vuelta al hotel su amigo Luca, un italiano que lleva varios años viviendo en Tailandia. Durante casi 3 horas estuvimos en su coche, y gracias a él aprendimos un montón de cosas de la vida allí.

Próxima parada: ¡Pai!


Podéis ver más fotos de Chiang Mai en nuestra web www.quetequitenloviajao.com.

Datos prácticos e información sobre Chiang Mai: www.quetequitenloviajao.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario