El Reino Mágico de Pai

Dedicado a nuestros pequeños, Daniela, Valentina y Nicolás, para que entiendan mejor lo que sus tíos "loquitos" están haciendo.



Tras varias horas conduciendo por una carretera de lo más variopinta, tan estrecha tan estrecha que sólo puedes conducir sobre dos ruedas, llegamos por fin a Pai.







Menos mal que a nuestro pequeño bólido no hay camino que se le resista.









Nada más llegar salieron a recibirnos Pach y Pich, estas simpáticas tazas de café. Nos invitaron a merendar unos bocatas de mortadela buenísimos.





En Pai viven estos peculiares monstruitos.




Se caracterizan  porque cuentan unos chistes divertídisimos. ¡Nos hicieron reir un montón! ¡Ah! Hay que gritarles mucho para que te entiendan.






Cuando ya estábamos a punto de llegar a casa, nos encontramos con Benjamín, el pequeño elefante.







Estaba muy triste porque se había perdido y no sabía llegar a su casa, menos mal que Don Zacarías, un amable policía nos ayudó a encontrarla.





La rana Marcelina, su vecina, se puso contentísima al vernos llegar con Benjamín.

Como recompensa, nos invitó a pasar su jardín, en el que crecen rocas de caramelo. ¡Todos los niños sueñan con ir allí!






Al día siguiente quedamos con nuestros amigos los Espantapájaros para ir de excursión.





En el camino encontramos esta fresa gigante.



Nos pusimos morados de comer, ¡¡hasta se nos puso cara de fresa!!



Fernán hizo muy buenas migas con Torcuato, el dragón. No pararon de jugar en toda la tarde.




Para descansar un poco, fuimos al cafe-camión de Pad y Thai.



Nos divertimos de lo lindo viéndoles hacer acrobacias en el columpio más raro del mundo.






Con un poco de pena por dejar este lugar tan interesante, partimos en busca de nuevas aventuras.

¡HASTA PRONTO!



Podéis ver más fotos de Pai en nuestra web www.quetequitenloviajao.com.

Datos prácticos e información sobre Pai: www.quetequitenloviajao.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario