Regreso a Tailandia


Detrás de las todas las fotos y todos los buenos momentos que os contamos, hay detrás muchas horas de bus, dudas sobre elegir un trayecto u otro, momentos de echar mucho de menos tu casa… Hay sitios que te gustan más, otros menos… Hay hoteles en los que estás súper cómodo, y hay días que estás todo el día en la calle por no volver al hotel… Hay sitios espectaculares que te dejan indiferente, y hay ciudades que no tienen nada de las que no te irías. Otros viajeros te hablan maravillas de una ciudad a la que no logras descubrir ningún encanto, mientras que a ti te cautiva otro lugar del que ni siquiera has oído hablar. En definitiva, lo más importante a la hora de viajar son las sensaciones que te transmiten los lugares donde estás.

A lo largo de todo el viaje, siempre, siempre, hemos tenido una motivación que nos hiciera superar los malos momentos. Llegar a otro punto, visitar otra ciudad, alcanzar otro país…
Ayer, tras una semana “padeciendo” el Water Festival, en el autobús que nos llevaba de Kyaikto a Bago, donde nos esperaba otro autobús que tras más de 12 horas nos llevaría a Inle Lake, llegando a una hora tan absurda como las 4 de la mañana, nos dimos cuenta de algo: ¡habíamos perdido la motivación!. De repente comprendimos que no había nada que justificara esas 12 horas. Estamos saturados de templos, de pagodas, estupas, etc…  Así que hemos decidido cambiar nuestros planes, volver a Tailandia y seguir nuestro rumbo hacia Australia.

Con todo esto queremos dejar muy claro que no es el país el que nos hace irnos, sino el momento del viaje en el que estamos. Por supuesto, y cuando actualicemos el blog lo comprenderéis, en todo esto ha influido el Water Festival, que durante más de una semana ha condicionado nuestros desplazamientos. (El país paralizado, sin transporte, irremediablemente mojado en el momento que sales a la calle, equipaje mojado, móvil roto… Muy divertido los primeros días, pero como nos decían de pequeños “Lo poco divierte y lo mucho cansa”). Las sensaciones que tuvimos al llegar fueron geniales, Myanmar es muy diferente al resto de sus países vecinos. Mención aparte merece la gente de aquí, sin duda, lo mejor del país.

Así, que con un poquito de rabia, pero con muchas ganas de seguir adelante, mañana volvemos a Bangkok.

6 comentarios:

  1. Animo y a seguir lo que os diga el cuerpo, claro que sí, ahora que los templos son una pasada tb, ánimo con vuestro viaje y a seguir encontrando el mejor camino! Un abrazo fortismo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Checheno!! Totalmente de acuerdo, los templos son una pasada, y ahí nos queda una espinita clavada, pero no era el momento... De momento esta tarde a Koh Tao, es lo que de verdad nos apetece ahora. Un abrazo!!

      Eliminar
  2. Pues eso, mucho ánimo, que esto es para disfrutar, así que no os pasará nada si dedicáis unos cuantos días a no hacer nada y cuidaros el uno al otro, en vez de estar haciendo el Willy Fog todo el día, jeje.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Curro!!! De momento tenemos un mes para ir de isla en isla y dejar aparcado a Willy Fog y Rigodón (jejeje, aún estamos decidiendo quién es quién), así que no nos podemos quejar. Un beso para los tres y gracias de nuevo por los ánimos.

      Eliminar
  3. Como buenos corredores de fondo que sois, sabeis que a veces las "fuerzas" flaquean, pero tras el mal momento vuelven las "buenas sensaciones" asi que animo en esa "carrera" por el mundo.
    No estais solos, somos muchos los que estamos a vuestro lado disfrutando del viaje
    Un Abrazo "GORDO"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Luis!
      Mejor no te contamos lo bien que estamos ahora... En un isla en Tailandia, ayer ya estuvimos en una playa increible viendo tiburones. Ya se nos ha olvidado todo lo malo.
      Mucho ánimo en la jorgeada, campeón!!
      Un abrazo muy fuerte, y muchas gracias Luis, se agradecen un montón tus palabras.

      Eliminar