Dahab, ¡¡empezamos a bucear en el Mar Rojo!!

10-11-2012
Dahab… Es muy fácil resumir nuestra estancia allí. Las playas, por llamarlo de alguna forma, no son nada, apenas hay arena. Sin embargo, la cosa cambia en el momento en que metes la cabeza debajo del agua. Un montón de coral y pececillos hacen las delicias de cualquiera.

Dahab - Viaje a Egipto

Dahab - Viaje a Egipto


Lo primero que hicimos allí fue buscar un centro de buceo. Dicen que Dahab es uno de los sitios más baratos del mundo para bucear, y aunque en un principio no es lo que esperamos, ya que el alquiler del equipo no está incluido, pronto encontramos un centro con buenas ofertas.

Nuestros días allí pasan buceando o haciendo snorkel. No hace falta que os digamos que disfrutamos de lo lindo. También nos sirve para cumplir uno de nuestros objetivos, ¡ver un caballito de mar!

Dahab - Viaje a Egipto

Dahab - Viaje a Egipto

Dahab - Viaje a Egipto


Uno de los puntos de buceo más conocidos en Dahab es el Blue Hole. Es una gran laguna que comunica con el mar a través de un arco situado a 60 m. de profundidad, lo que hace que muchas buceadores hayan perdido la vida buscando este arco. Nosotros nos conformamos con verlo desde bastante más arriba... Aunque nos gustó, nos quedamos con otros sitios, como Islands o Eel Garden. En esta última inmersiónos paramos varias veces y nos sentamos frente al arrecife, como si se tratara de un escaparate, para contemplar la maravilla que teníamos enfrente. ¡Y no sólo eso! Si nos girábamos, detrás de nosotros teníamos un “jardín” de anguilas en la arena. En poquitos sitios hemos disfrutado tanto del buceo como Dahab.

Completamos la agenda del día con un buen paseo por la tarde.


Dahab - Viaje a Egipto

Dahab - Viaje a Egipto

Dahab - Viaje a Egipto

Dahab - Viaje a Egipto

Dahab - Viaje a Egipto
No sólo los gatos buscan entre la basura


Desde la playa podemos ver Arabia Saudí.
Dahab - Viaje a Egipto


No podemos irnos sin darnos un homenaje y comer un buen pescado. ¡Casi volvemos locos al camarero con tanto regateo!

Dahab - Viaje a Egipto


Todos los días acudimos a una pequeña tienda a comprar agua, desayuno, etc... Le hablamos al dueño de la crisis que hay en España, de la tasa de paro y lo complicado que es encontrar trabajo en este momento, y desde ese momento siempre nos regala algo; desde chicles hasta un mango, pasando por bolsas de patatas, etc.

También frente a nuestro hotel hay un bar al que varias noches acudimos a cenar. Allí conocemos a Mohammed (el 95 % de las personas con las que hemos hablado se llaman así!!!), un chico que nos cuenta muchas cosas de la sociedad egipcia. En especial le preguntamos sobre el tema de la mujer y la religión. Os intentaremos resumir.

Como ya nos habían explicado previamente Tomas y Dai, un hombre se puede casar con cuatro mujeres. A la pregunta de porqué una mujer no se puede casar con cuatro hombres, la respuesta es muy sencilla: si la mujer quedara embarazada, no se sabría quién es el padre. No comprende nuestra extrañeza. Nos dice que una mujer es feliz sólo por el hecho de estar casada con un hombre, y no le importa si este tiene otras mujeres. A la pregunta de porqué 4, y no 3 ó 5, la respuesta es también fácil; así lo hizo Mahoma. En este punto, Miriam se aventura a sugerirle que igual Mahoma no quería transmitir eso, a lo que a Mohamed le cambia la cara “No vuelvas a decir el nombre de Mahoma”. Gluppssss… quizás habrá que contenerse.

Otro día Mohamed nos invita a ir a un bar en el que hay una fiesta. Aunque no nos quedamos, le acompañamos hasta allí y volvemos a retomar la conversación. Es curioso cómo en el camino no quita ojo de encima a cualquier turista que pasa… Esto nos hace preguntarle cómo hacen para “ligar”. Nos explica que su madre está en Luxor, y cuando él vaya allí, ella le propondrá 4 o 5 mujeres. Él elige una y durante el tiempo del noviazgo no pueden hacer nado salvo pasear juntos. Sin embargo, él puede salir esa noche y liarse con una mujer, siempre que no sea egipcia (¡entre otras cosas porque una egipcia no puede hacer nada!). Por supuesto, eso es impensable para una mujer. En una de las veces que se vuelve para mirar a una chica, le preguntamos si le gusta, y si entonces no le gustaría ver a su mujer así (sin el velo). No duda en responder, “Sí, pero sólo para mí”. Sobre el tema del velo me pregunta si me gusta sentirme mirada. Intento hacerle entender que no es mi problema, sino del que mira, pero es imposible hacerles cuestionarse nada. Ufffffffff… ¡Una vez más damos gracias a nuestras familias por “habernos nacido” en España!


Cerrado para rezar, Dahab - Viaje a Egipto

Podéis ver más fotos de Dahab en nuestra web www.quetequitenloviajao.com.

Datos prácticos e información sobre Dahab: www.quetequitenloviajao.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario