Tesalónica

20-10-2012
Nuestra estancia en Estambul toca a su fin y ponemos rumbo a Tesalónica, desde donde cogeremos un avión que nos llevará de regreso a casa. Nuestra última noche en autobús…

La idea de pasar nuestro último día en un hostal, los dos solos, con nervios y demás, no nos parece muy atractiva, así que optamos por hacer couchsurfing. De esta manera contactamos con Giorgos, un griego enamorado de América latina. Gracias a él pasamos un día que difícilmente olvidaremos, creo que no se podría haber tenido un último día mejor.

Desde el primer momento Giorgos se mostró de lo más hospitalario, obsequiándonos con un desayuno tan generoso que hizo las veces de comida. Tras una merecida siesta, salimos a disfrutar de la comida griega. Mmmm, ¡qué bueno volver a saborear el aceite de oliva! Un paseo rápido con el coche para conocer la ciudad, y como colofón del día, Giorgos nos invita a un montón de pasteles, ¡esto sí que es una buena despedida!

Giorgos es una persona optimista, llena de vida, con energía suficiente como para viajar a Perú sólo por un día, para pasar allí el día de su cumpleaños junto con su novia. Fue un verdadero placer conocerle y nos hizo olvidar nuestros nervios y la pena de saber que nuestro sueño está a puntito de acabar. Giorgos, ¡esperamos tu visita en Zaragoza!

No hay comentarios:

Publicar un comentario